Denuncian a la municipalidad de Rada Tilly por el uso de un software que tiene propiedad intelectual


El analista de sistemas Eduardo Varela realizó una denuncia penal ante la Justicia por la propiedad intelectual de un software que él creó mientas mantenía una relación laboral. Alejado hace más de un año del municipio afirma que siguen utilizando, de manera incorrecta, y que esto vulnera la seguridad de los vecinos ya que con el programa se generan los talonarios de pago de los impuestos.

Eduardo Varela denunció penalmente al intendente de la villa balnearia en octubre del año pasado, quien -según el damnificado- “incurrió en el delito tipificado y sancionado por el artículo 71 de la Ley 11.723, al utilizar el software” de su propiedad intelectual en las computadoras del municipio sin contar con la autorización o licencia propietaria.

Relación laboral

Varela mantuvo una relación de prestación de servicios con la municipalidad de Rada Tilly, que inició en 1999, y duró 14 años, hasta el 31 de diciembre de 2013. Durante esos años se realizó un contrato anual de prestación de servicios que fue renovado sucesivamente, con una facturación mensual que mantenía relación con el sueldo del personal municipal.

Esta relación laboral utilizaba el nombre de fantasía SunGates Soft para el desarrollo de la actividad comercial, comenta. En ese tiempo, Varela creó un sistema administrativo informático al que denominó SAM y que nunca fue vendido ni autorizada la licencia de uso. Sino que él mismo se encargaba de mantener y corregir. SAM se desarrolló con base a códigos escritos por Varela a partir de 1999, los que fueron adaptados hasta en el año 2001 cuando se puso en funcionamiento.

En diciembre 2013, Eduardo no renueva su contrato por un problema de salud provocado por lo que califica como “acoso laboral”. El denunciante se divorcia de la actual secretaria de Hacienda, y se hace imposible trabajar juntos.

A pedido del intendente -según la versión de Varela- le habrían pedido que recomendara un técnico que realizara el trabajo que venía desarrollando con el software. El nuevo empleado tendría las mismas condiciones laborales que él.

La propiedad intelectual

En diciembre de 2013 le solicitan que entregue los códigos fuentes, que son las bases del programa. A lo cual Varela responde que los vendería o entregaría una licencia para su uso, ya que es un trabajo de desarrollo que no cedería gratuitamente.

Al poco tiempo la relación con el nuevo técnico llega a su fin. El municipio habría contratado a otros programadores y se realizó una retroingeniería para utilizar el diseño del sistema original del programa, como la descripción de los archivos y las rutinas. Por lo que Varela decide registrar el software como código fuente privado bajo la Ley 11.723. El trámite fue realizado en la Dirección Nacional de Derecho de Autor bajo el expediente Nº 5189439.

Una vez hecho esto, se intima al municipio a que se abstenga de utilizar el sistema. Esta intimación tiene una negativa en la cual el intendente asegura desconocer que el software esté registrado y que se haga uso por parte de la municipalidad.

A raíz de esto se formula una denuncia penal (Nº 64619/14) en la que Varela deja claro que nunca suministró el código fuente al municipio y que este siguió y sigue utilizando el programa, tanto modificándolo o como base para un nuevo sistema.

Por medio de la denuncia se le solicitó a la Fiscalía que efectúe la clonación de discos rígidos de ambos servidores sitios en el RAC que se encuentran en la dirección de Informática donde se aloja SAM, para periciar la información. La Justicia entró en feria judicial antes de cumplir con el requerimiento.

Adaptación y riesgo para los vecinos

Entre los errores de la modificación del software, Varela señala que la adaptación fue precipitada. Se hizo una adecuación para los talonarios de servicios inmobiliario y automotor del municipio, ordenamiento de obras chequeras y el cumplimiento de Convenio de Responsabilidad Fiscal con Provincia que no respeta normas de seguridad electrónica.

Estas modificaciones tienen serias vulneraciones, haciéndolas fácilmente falsificables a las facturas, que se imprimen en una hoja común blanca. Es decir, sin sello de seguridad ni número con dígito verificador fecha y hora del monto pagado, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s