Marchan pidiendo justicia por Alejandro Balle


643921_267534063389067_63581886_nAlejandro Balle, estudiante de Geología de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, oriundo de Río Senguer fue encontrado asesinado de un disparo en la cabeza. Lo halló un amigo que llegó a visitarlo ayer al mediodía en la casa que alquilaba en Kilómetro 5. Se trata del vigésimo homicidio ocurrido en Comodoro Rivadavia en lo que va de este año.

Familiares y amigos convocan a una movilización en reclamo de justicia para este martes 30 de julio, a las 18:30 hs. en la ex plaza de la escuela 83.

Además de ser estudiante universitario, Balle trabajaba en un local de videojuegos y era sobrino del jefe del Area de Operaciones Policiales de la Policía del Chubut en Rawson, Elvio González.

Balle vivía en el lugar hace tres meses y se presume que quien lo mató ingresó al domicilio con su consentimiento o lo abordó bajo amenazas cuando la víctima entraba a la vivienda, ya que la puerta no estaba forzada.

De acuerdo a la información recabada en la escena del crimen, el joven fue asesinado con un arma de grueso calibre.

También se presume que el homicidio se produjo durante la noche del jueves, aunque recién ayer sobre las 12:30 un amigo encontró su cuerpo en medio de un charco de sangre en la cocina comedor.

Al amigo del joven y a su empleador les había llamado la atención que el “gordo”, como lo conocían cariñosamente, no había ido a trabajar y tampoco atendía las llamadas.

De ese modo, cuando su amigo fue a su vivienda, empujó la puerta y encontró el cuerpo de Balle bañado en sangre. Lo primero que hizo fue intentar levantarlo pero no pudo. Entonces vio que la víctima tenía un hilo de sangre en el cuello y pensó que se había quitado la vida degollándose. Es que no había visto el tiro en la cabeza.

La versión de que se había tratado de un suicidio fue también la primera hipótesis con la que se manejó la policía en su llegada al lugar del crimen. Es que según el relato de sus amigos, a veces se lo notaba “bajoneado” e incluso quería irse de esta ciudad. Además, venía de terminar una relación sentimental el año pasado.

UN TIRO EN LA CABEZA

Sin embargo, se confirmó que se trató de un homicidio cuando en el lugar comenzaron a trabajar la fiscal Liliana Ferrari, y los funcionarios del Ministerio Público, Andrea Rubio y Héctor Iturrioz, junto al jefe de Unidad Regional de Policía, José de la Cruz Castillo; el jefe de Brigada de Investigaciones, Leonardo Bustos y el segundo jefe de la Comisaría Mosconi, Raúl Jones junto a la Policía Científica.

Cuando la fiscal Ferrari salió de la casa y confirmó que el joven tenía un disparo en la cabeza, su ex novia rompió en llanto, al igual que sus amigos. Nadie lo podía creer.

La fiscal les preguntó si Balle era zurdo. Todos coincidieron que era diestro y el tiro en la cabeza tenía orificio de entrada por la sien izquierda, lo que hacía menos probable la hipótesis del suicidio.

Ese indicio, además de que no fue hallada ningún arma en la escena del crimen, llevó a los investigadores a determinar que se trató de un homicidio.

A ello se suma que en la pesquisa tampoco encontraron las llaves de la casa y del local de videojuegos.

También se supo por sus amigos que el joven tenía tres celulares, pero solo se halló uno de ellos en sus bolsillos. Mientras, su billetera estaba tirada en el lugar.

El joven habría sido asesinado el jueves a la noche, ya que la vestimenta que llevaba era la misma con la que había ido a trabajar. Del local de videojuegos había salido a las 21.

De acuerdo a los testimonios, siempre volvía a su casa en colectivo y se bajaba en la esquina de José Ingenieros y Larreta. Quizás alguien lo siguió desde allí. La zona es insegura por la juntas, incluso le habían intentado abrir la puerta en una oportunidad, relataron sus allegados.

Una vecina le comentó a uno de sus amigos, que la luz de la vivienda estuvo prendida durante toda la noche.

La Policía Científica por orden de los investigadores levantó importantes evidencias que para no entorpecer la investigación no las revelará por el momento. Como una coincidencia fatal del destino, la vivienda en la que fue asesinado Larreta se encuentra en la misma cuadra donde hace dos años asesinaron al trabajador petrolero Alejandro Jorge López cuando le fue a recriminar a los hermanos Willatowski que alquilaban en el sector que les dejaran de vender drogas a su hija adolescente.

Anuncios

Un comentario en “Marchan pidiendo justicia por Alejandro Balle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s