El libro es encuentro y reencuentro‏


Carlos se fue a Brasil hace 27 años, en una época en la que no teníamos internet ni celulares. Sí, para muchos parece increíble que hubiera una era sin web ni sms, pero sobrevivíamos igual gracias a las cartas, los telegramas y la operadora para larga distancia. Carlos formó allí una familia con su mujer, cinco hijos y una nieta. En los primeros tiempos se comunicaba con su madre vía el correo y teléfono, pero sucesivas mudanzas hicieron que ese contacto desapareciera. No había forma de ubicarse y aunque algunos dudaban, los dos sabían que el otro vivía, no me pregunten por qué.
El pasado 6 de diciembre, Mita Oroz (nacida en Pampa Kamkel hace 80 años), madre de Carlos presentó su libro “Tristezas, broncas y amores” editado por nuestra Vela al Viento, y casi inmediatamente subí las palabras que escribí ad hoc ese día, sin otro ánimo que compartir la alegría de la aparición de un nuevo libro de poemas en Comodoro Rivadavia.
El día 21 recibí un mail de Carlos diciéndome que era el hijo de Mita, que le gustaría volver a comunicarse, que se habían perdido en la niebla de la distancia pero que no se habían olvidado y si yo podría ayudarlo a reencontrarse con su madre. Simplemente me limité a manifestarle lo que Mita me había comentado y a pasarle el teléfono celular de su madre para que se encuentren, le dije que lo mejor era que fuera él mismo quien la llamara para darle esa alegría.
El día 22 me llamó Mita y me contó con una felicidad indescriptible en su tono de voz, que esa mañana habían estado chateando con su hijo, gracias a que una nieta en Comodoro y otra en Brasil tenían forma de comunicarse entre sí, y que quería compartir esa alegría conmigo.

Tantas veces le hemos dado al libro la cualidad de ser vehículo de educación, cultura, amistad, afecto, y sin embargo muy pocas le damos al libro esta de ser reencuentro, amor y felicidad.
Quise compartir esta historia con ustedes, amigos que nos han acompañado en la vida, en el trabajo, en la poesía, en los libros, porque la historia nos deja ese mensaje esperanzador para el año que llega, un mensaje de felicidad por el reencuentro, alegría por compartir, y amor aun cuando las distancias se empeñen en posponer los abrazos.
Mucha Alegría para todos y que sea el 2013 un año en el que los sueños por los que hemos trabajado transformándolos en metas, se cumplan felizmente. Ese es mi deseo.

Rubén Eduardo Gómez
Director General
Vela al Viento
Ediciones Patagónicas
Comodoro Rivadavia
Chubut – Patagonia Argentina

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s