Un palo a la argentinidad


Durante las fechas patrias (y en los mundiales) nuestra argentinidad brota por lo poros. Somos más argentinos que Perón y su revolución justicialista. Los mayores sobre todos. Los abuelos, tios y padres -con varios 25 de mayos en su haber- nos recuerdan la importancia de la facha y reivindican valores que hacen a la idiosincrasia argenta.

También los discursos políticos buscan detalles de grandeza en próceres con renombre para hacernos partícipe de esos triunfos. “Porque San Martín cruzó la cordillera y liberó a Chile y después a Perú”; “Porque los miembros de la primera junta se opusieron a seguir manteniendo relaciones con España”, etc. Aunque nosotros sabemos que la cosa no fue taaan así.

¿Pero por qué ser argentino? Es decir porque sentirme orgulloso de haber nacido donde nací. Esa es una pregunta que me invade siempre. La nacionalidad me representa un conflicto. Considero que somos más bien grupos de pertenencias: me siento más patagónico que argentino, y más comodorense que patagónico.  Y muchas veces menos argentino que uno propiamente dicho.

Las tradiciones sirven para arraigar costumbre y valores en los pueblos. Aunque con un país tan permeable como este hemos adquirido muchas costumbre foráneas; y esto es probable que ayudara la TV y la globalización.  Es por eso que hoy, 25 de mayo de 2011, en vez de locro prefiero pizza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s