Carta Abierta de los Ayudantes Alumnos


Somos estudiantes que trabajamos como Ayudantes de Cátedra en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHCS) de la UNPSJB; que nos designa en nuestros cargos y después no nos paga. Este problema no es nuevo, se repite año a año con una misma lógica de recorte que no sólo no plantea salir del ahogo presupuestario en el que vive la Facultad, sino que lo profundiza. Pruebas sobran.

La primera consta en el mismo Reglamento de Ayudantes de Segunda (Resolución CAFHCS 327/04), que su artículo 14º estipula: “Para el caso de que los Auxiliares Alumnos en condiciones de ser rentados supere la disponibilidad presupuestaria las rentas se adjudicarán según un orden establecido a partir del promedio general”.
La Ayudantía tiene tres etapas: un primer año de ejercicio ad honorem y los dos siguientes rentados; con la posibilidad de continuar sin goce de haberes en el cargo durante más tiempo si el aval del docente de la cátedra así lo permite. Para poder acceder a la renovación de la designación, son requisitos mantener la condición de alumno regular en la carrera y contar con un informe favorable del profesor responsable que así lo recomiende por buen desempeño.
Este año la Facultad sólo puede pagar al 40% de los ayudantes en condiciones de ser rentados. Las clases empezaron hace un mes y todavía no podemos notificarnos de nuestras designaciones ni -mucho menos- cobrar nuestros sueldos. En la sesión del último Consejo Académico del pasado 6 de marzo, exigimos la renovación de los cargos y la efectivización del pago al casi centenar de ayudantes alumnos de la Facultad (en sus tres sedes de Comodoro Rivadavia, Trelew y Ushuaia) en condiciones de ser rentados. Y fue aprobado por unanimidad.
“No hay plata ni en la Facultad ni en la Universidad” es la respuesta que recibimos desde entonces de parte de las autoridades. En los últimos días -y en vistas al próximo Consejo Académico del 22 y 23 de abril- se sumó otra en la que tampoco vemos para nada la solución: convertir la figura de la Ayudantía en una beca, conservando el perfil académico pero recortando el salario -en principio- en un 17% y quitando los beneficios sociales de obra social y aportes jubilatorios. Esto permitiría que el 70% de los ayudantes cobre, dejando afuera todavía a más de veinte.
¿Qué es esto si no es precarización laboral y trabajo en negro? ¿Qué es si no avasallamiento de los derechos de estudiantes interesados en participar de un espacio de formación que al mismo tiempo es un espacio laboral? Es la cabal expresión de la lógica de recorte imperante en las gestiones de la FHCS y la UNPSJB que enunciamos el comienzo. Otra vez se corta por lo más fino. De lo relatado puede inferirse el escaso interés de la FHCS en apostar a la formación de recursos humanos propios; y la decepción e indignación que sentimos quienes deseamos superarnos personal y profesionalmente a la vez que iniciarnos en la carrera docente.

Ayudantes Alumnos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (UNPSJB)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s